Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
29 de noviembre de 2014
 
Departamentos
Gestión de Redes y Telecomunicación
Gestión de Desarrollos y Sistemas Tecnológicos
Gestión de Servicios y Soporte Técnico
Gestión y Control de TIC
Más Diticluz
Servicio de internet
Soporte técnico
Proyectos de la dirección
Descargas
Telefonía IP
Contacto
Info Diticluz

Agrandar texto   Reducir texto   Reestablecer texto    
La Diticluz trabaja para desarrollar una plataforma tecnológica modelo PDF Imprimir Correo

Jesse Hernández / Mayo 2009 

La dificultad de acceso a la red académica, especialmente el uso del correo electrónico institucional, ha sido, no pocas veces, motivo de quejas entre los miembros de la comunidad universitaria. La lentitud en la conexión, el poco espacio de almacenamiento, la imposibilidad de acceso a Internet o la ausencia de líneas telefónicas internas en algunas oficinas, forman parte de la lista de insatisfacciones en los usuarios que está motivando a la Dirección de Tecnologías de la Información y la Comunicación de LUZ (Diticluz) a aplicar una serie de correctivos, como parte de las políticas establecidas por la actual gestión rectoral a través de su Plan de Fortalecimiento y Desarrollo de la Plataforma Tecnológica. 

    “Nuestra intención es cambiar paradigmas. Por eso nos encontramos en la etapa de corregir para fortalecer, desarrollar y optimizar nuestra red”, asegura Iván Burgos, director general de la Diticluz. “Y esa es una tarea compleja si se toma en cuenta las inversiones económicas, humanas y de tiempo que supone ejecutar las acciones propuestas para el desarrollo de una plataforma tecnológica modelo y a la altura de las exigencias de una institución universitaria de primera categoría”.

Cuentas de correo que sí funcionan

   Según Burgos, la salida a algunos problemas que presenta actualmente la plataforma tecnológica de LUZ es simple. “En el caso de la administración de las cuentas de correo electrónico continuamente los usuarios se quejan por el poco espacio de almacenamiento de esas cuentas”.  Es usual que los e-mails enviados a muchas de esas cuentas sean “rebotados” por la poca capacidad de almacenamiento y que se impida tanto la salida como la llegada de datos de gran importancia tanto para  los remitentes  como para los receptores. 

   Para hacer frente al problema, la actual gestión de la Diticluz tomó la decisión de usar la plataforma Google pero manteniendo el dominio luz.edu.ve. “Por medio de Google podemos acceder a beneficios que no representan ningún costo para la universidad, entre los cuales están los calendarios y documentos compartidos, y como un valor agregado, contamos con elevados estándares de seguridad”.

   A juicio de Burgos, lo anterior contribuirá a cultivar un espíritu de pertenencia institucional porque ahora las cuentas de correo con el dominio luz.edu. ve sin duda serán más amigables y de fácil acceso y por supuesto serán usadas con mayor frecuencia por la comunidad universitaria, al garantizar un servicio confiable de envío y recepción de correos.

Conectividad al 200%

   Una de las grandes necesidades de la institución tiene que ver con la conectividad eficiente en su campus. Actualmente, existen dependencias que no poseen salida telefónica, y mucho menos Internet. Algunas oficinas de las facultades de Agronomía y Ciencias Económicas y Sociales, además de las granjas y fincas de LUZ no poseen acceso a estos servicios. Sobre el asunto, el director de la Diticluz dice que ya se inició un proceso de intervención en todas las facultades y núcleos para atender el problema.

“Estamos haciendo un registro para determinar cuáles son los requerimientos particulares de cada facultad, lo cual nos permitirá atender los casos más apremiantes. Eso implica la colocación de cableado y de puntos de red para que todas las oficinas, unidades y dependencias de la universidad puedan contar con líneas de teléfono e Internet”, aseguró Burgos.

Reducir la vulnerabilidad

   Para el director de la Diticluz una de las debilidades más preocupantes de la  red es su vulnerabilidad. “Tenemos que alcanzar un control más eficiente de la red”. Otra acción que está tomando la Diticluz es mejorar la conectividad de la plataforma mediante la homogeneización de cableado y de los switches.  No se están usando los mismos estándares y especificaciones en todas las facultades.     

Recalcó que se necesita la colaboración de los decanos para controlar de manera eficiente el manejo de la red. “Debe quedar claro que la única instancia que tiene injerencia y autoridad en la plataforma tecnológica y en el uso de ciertas herramientas o aplicaciones que la afecten es la Diticluz. Es notable que en la plataforma tecnológica se ha hecho una gran inversión monetaria, y aún no llegamos al 100% de efectividad. Nuestra meta es llevarla al 200%”.

Asimismo, anunció que se está haciendo una revisión a fondo del convenio LUZ-Cantv para gerenciar con mayor eficiencia la plataforma tecnológica e impulsar el ahorro de costos de operación y mantenimiento de la red.         

“Por eso Estamos aplicando una reingeniería en la red académica en el área de hardware y software. En términos filosóficos, se trata de una deconstrucción de nuestras aplicaciones. Muchas de ellas consumen mucho tiempo y espacio en el ancho de banda. Atender este problema nos permitirá optimizarla con mucha más contundencia”, indica Burgos.

Software libre vs. software ilegal
    “La Universidad no puede tener un doble discurso con respecto al tema de la ilegalidad de los softwares. Debe enviar un mensaje coherente a la comunidad externa; o de lo contrario, perdería su credibilidad”, advierte Iván Burgos.

   Propone que programas como el Openoffice, que pueden adquirirse, e incluso actualizarse, de forma gratuita por Internet, y que funcionan sin mayores problemas en ambiente Windows y Linux, sean usados en toda la universidad.

   “Como universidad debemos dar el ejemplo y no permitir la instalación y propagación de copias ilegales de softwares ni tampoco pagar por ellos cuando existen versiones homólogas gratuitas cuyo funcionamiento es excelente”.

Citó el caso del programa Autocad, cuya licencia original es muy costosa. “Hay alternativas como el QuickCad, cuya empresa desarrolladora puede establecer convenios con universidades como la nuestra, para ofrecer los programas a un costo muchísimo menor”. 

   Aunque la universidad está adaptando todos sus servidores para uso del software libre Linux, Burgos aclara que por ahora, no podrá migrar completamente. “Nos toca entonces organizar el uso de Windows para que Microsoft actualice todas las licencias de ese sistema operativo”.
   
Softwares criollos protegidos
     La Universidad del Zulia cuenta con una lista de programas informáticos de probada eficiencia en su uso. Entre ellos están el Sistema Integral de Administración de Correspondencia (Siac), el Sistema de Información Administrativa de LUZ (Sialuz) o el Sistema Integrado de Información Administrativa de LUZ (Sidial). Todos ellos fueron desarrollados en el seno de nuestra alma máter y actualmente se está en conversaciones con los directivos del Consejo de Fomento para registrar toda esa producción y resguardar la propiedad intelectual de la institución sobre esos sistemas.

   “Además de permitirnos resguardar lo que hemos hecho en materia informática y de registrar nuestra propiedad, la universidad en cada uno de esos sistemas posee una herramienta para negociar. Por ejemplo, los directivos de la Opsu se nos han acercado con la intención de implementar en otras universidades las aplicaciones desarrolladas en LUZ. Nosotros podemos intercambiar esos programas por otros o por cualquier otro elemento que sea de nuestro interés”.

Todo bajo control
   Los alcances de la aplicación de la política de fortalecimiento y desarrollo de la plataforma tecnológica en LUZ se pierden de vista. A lo anterior hay que agregar que la Diticluz, junto a la Dirección de Infraestructura de LUZ y  Fundadesarrollo, planea consolidar un Sistema de Información Georeferenciado (SIG). 

   “Este sistema consiste en el levantamiento de datos que incluyen el área geográfica que abarca la universidad, las construcciones que posee y la cantidad de bienes dispersos por todo el campus, tales como aires acondicionados, switches de redes, baños, faros de electricidad, puntos de red, sólo por mencionar algunos”.

Aunque hay muchos muebles y equipos que están registrados en el Departamento de Bienes, Burgos afirma que geográficamente no se sabe dónde están. “Con el SIG, tendremos un inventario gráfico y textual que nos permitirá ubicar a qué  se le hizo mantenimiento, cuándo y quién lo hizo”.

   Pero los beneficios llegan mucho más lejos pues, mediante el uso de los Sistemas de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés), toda la flota vehicular universitaria podrá ser monitoreada por esta vía. En su fase inicial, se aspira a incorporar el SIG a las unidades de autobús de LUZ, para luego ir de forma progresiva abarcando el resto de vehículos que posee la institución.

 

Jesse Hernández L./CNP 10946/Prensa Rectorado




^ Subir